Destacado

AJENA

De nuevo la nostalgia empañó los lentes de mi mente y sacudió, como un barco en medio de olas de tormenta, mi alma perpleja….no tengo en los dedos el número exacto de veces que esto ha ocurrido en los últimos días, lo único que veo con certeza es la mezcla de sentimientos con un tono de ansiedad e incertidumbre que por las noches me roba el sueño.

Los eventos trascurridos me recordaron que lo caminado hasta el momento ha dejado cierta huella en la mente de los inalcanzables y fue la reiteración de que las cargas a lomo, llevadas durante años, han dejado una que otra semilla en la tierra de lo personal y lo invaluable.

Así mismo la incertidumbre, el deseo de conocer lo inexistente en el plano material, de identificar las rutas o caminos, los árboles de esos senderos que aún mis pies no recorren, el tamaño de las hojas de los cedros o manzanos y la textura del suelo son parte de la lista de mis pensamientos peregrinos que se cruzan inesperadamente a cada instante ¿será ese camino suave como pasto del lago mañanero? ¿estará cubierto de polvo? ¿mis pies tendrán covertura o deberé andar descalza sobre esto?

Lo que sé es que los recuerdos parecen nublar mi vista y mis sentidos, parece un sueño interminable o una pesadilla, una dulce miel disecándose en los huesos, que serán fósiles, rocas o diamantes con el pasar de la medida humana establecida para llamar con un nombre cercano aquello incontrolable y del cual tenemos solo un fragmento. Me reconozco ausente, ajena, lejana, como si fuera un elemento suelto en una máquina que ha estado siempre girando pero que hasta ahora veo.

Lo esencial aparece frente a lo material y se sobrepone: los amigos, la familia, lo sencillo, la memoria de un ‘yo’ que deberá transitar hacia otra dimensión cuando se despierte del sueño….todo tan preciado aunque se me escurre entre los dedos, que intentan contar una y otra vez, sin cansarse cual arriero, los momentos que por combustión del cambio puedan dar gasolina a mis pies ligeros….

El sollozo es ahogado algunas veces por la esperanza, silenciado por una almohada de deseos, mientras las plumas de esta se meten en la garganta de la tristeza, para asfixiarla por momentos y recobrar la paz del silencio, plumas ensangrentadas por el líquido espeso de los miedos, luego secadas bajo el sol, y cubiertas de tinta para escribir nuevos textos….

El temor de lo insospechado, del nuevo paso, del nuevo cielo, es enterrado en la tierra de la quimera amarga y del “podemos”, podemos reír, podemos soñar, podemos hacer, podemos llorar, podemos abrazar nuevos recuerdos, podemos crear nuevos hechos, podemos, podemos, podremos!

El desprendimiento del ‘yo’ es parte del concepto de la transformación. Hay que ver a los ojos, aplomarse de hierro las pisadas, y pintar de inamovible la certeza, la meta y lo verdadero, que termina siendo lo que era más simple, lo que fue más espontáneo, lo que nunca viste pero que a final de cuentas se transformó en lo más profundo, lo que queda, la esencia, lo que se volvió núcleo, motor, sangre, lo que trasciende, lo que queda, lo que se metió hasta ser alma, mente, cuerpo…

Fin?

Destacado

LA HORCA

No hay momento más difícil que la soledad de lo indiscutible,

no hay látigo más implacable que realidad de lo insostenible,

¡Cuán difícil es desamarrar mis brazos de tu alma,

y desatar tus labios de mi piel y de mis huesos!

Como procesión al panteón, voy de luto, hacia la horca.

Como cordero voy voluntariamente a mi verdugo.

Hace tiempo dije que mi vida te pertenecía,

hoy sepulto bajo tierra mi locura por tu alma y tu sonrisa.

Tu voz será el lazo que rodee mi cuello,

y tus ilusiones inocentes de niño travieso,

el vacío en el cual mi cuerpo yacerá suspendido.

Hoy mis ojos se cierran para vivir en tu recuerdo,

mientras descubres tu rostro bajo la sotana de la muerte en vida

Hoy te dejo, amándote y deseándote.

Hoy te suelto para que vivas de mis restos.

Pues a mi lado tu existencia es agonía,

y por amarme te niegas y la tristeza es tu amiga.

Vuela, vive, ríe, crece…..ama,

mientras fallezco ante el invierno desdibujado y seco,  

No hay amor más grande del que da su vida por aquello,

dice el anciano en ese muelle viejo,

yo te amo con mi mente, alma y cuerpo

por eso me doy completa para que vivas,

para que vueles por completo

¡Para que nada te ate

ni a la tierra, ni al infierno!

¡Anda vida, demuéstrale que existes!

¡Anda cielo, que el sol lo abrigue siempre!

¡Anda lluvia recuérdale sus sueños!

¡Anda aire, vuelve a levantar sus huesos!

Polie 08 / septiembre 2020

REMINISCENCIA

Destacado

REMINISCENCIA

Y entonces te das cuenta que ya no hay más recuerdos,

o más bien, que ya no hay lágrimas para mirar con recelos…

Entonces descubres que se van borrando poco a poco los reflejos:

las sonrisas desgastadas….lo que evocaban los atardeceres de aquel tiempo.

Te miras en el espejo de la ausencia recurrente,

y descubres que tus pies descalzos ya no duelen,

que la piel ha templado el sol en tu cuerpo,

y que el aire, ayer pesado, es ligero y es sosiego.

Y entonces te das cuenta que ya no hay más recuerdos.

¡Que los rostros de la memoria ya no son, ni sus manos, ni sus besos!

Entonces hablas con la soledad en el mismo bote, sin remordimientos.

El reloj se ahogó y no escuchaste su llamado.

La arena se enfrío y te arropaste sin cuidado.

Cerraste los ojos sin la presión del insomnio,

y las voces no son gritos, solo pasos ya andados….

By: Paula Ardila – Polie

29 enero 2019

LA HORCA

No hay momento más difícil que la soledad de lo indiscutible,

no hay látigo más implacable que realidad de lo insostenible,

¡Cuán difícil es desamarrar mis brazos de tu alma,

y desatar tus labios de mi piel y de mis huesos!

Como procesión al panteón, voy de luto, hacia la horca.

Como cordero voy voluntariamente a mi verdugo.

Hace tiempo dije que mi vida te pertenecía,

hoy sepulto bajo tierra mi locura por tu alma y tu sonrisa.

Tu voz será el lazo que rodee mi cuello,

y tus ilusiones inocentes de niño travieso,

el vacío en el cual mi cuerpo yacerá suspendido.

Hoy mis ojos se cierran para vivir en tu recuerdo,

mientras descubres tu rostro bajo la sotana de la muerte en vida

Hoy te dejo, amándote y deseándote.

Hoy te suelto para que vivas en de mis restos.

Pues a mi lado tu existencia es agonía,

y por amarme te niegas y la tristeza es tu amiga.

Vuela, vive, ríe, crece…..ama,

mientras fallezco ante el invierno desdibujado y seco,  

No hay amor más grande del que da su vida por aquello,

dice el anciano en ese muelle viejo,

yo te amo con mi mente, alma y cuerpo

por eso soy mi vida para que vivas,

para que vueles por completo

¡Para que nada te ate

ni a la tierra, ni al infierno!

¡Anda vida, demuéstrale que existes!

¡Anda cielo, que el sol lo abrigue siempre!

¡Anda lluvia recuérdale sus sueños!

¡Anda aire, vuelve a levantar sus huesos!

Polie 08 / septiembre 2020

¡Vamos a volar!

Somos seres profundos con mucho que contar. Las letras son mi escape y el papel el confidente de lo que debo relatar. Amigos, amantes de la complejidad: este espacio es solo eso, un rincón en medio de la cotidianidad. Espero que disfruten algunos trazos y versos, que después de décadas quiero compartir. Para que recuerden que sentimos, vivimos y coexistimos, para ver que hay puntos de encuentro a pesar del propio andar…
¡Saludos! ¡Vamos a volar!

SOMBRAS

¿Cómo puede llover y hacer sol al mismo tiempo?
¿Cómo puede el alma resistir el dolor y aferrarse al viento en un intento?
¿Cómo puedo respirar y caminar si cortaron las únicas alas que yo tengo?
¿Cómo puede el alma gritar solo versos de duelo?

¿Cómo le hago vida extraña para borrar los recuerdos?
¿Cómo hago oda austera para no ahogarme en el tiempo?

Recorreré la estrecha senda, como un día recorrí tus huesos,
Caminare sobre las piedras, como un día recorrí tu cuerpo,
Respiraré la esperanza, como las promesas que lanzaste al viento,
Observaré mi llanto desde una esquina                              /en la noche/
como mil veces te observé en mis sueños

Mi lengua seca recordará, aunque duela, el agua
Mi mente cansada dormitará…..mañana
Mi cuerpo usado se fundirá en el desierto,
Mis labios rotos sé que volverán al cielo….

Y al culminar el día llegaré a la cima de este vacío inmenso,
y cada día, un poco más, de carne se recubrirán mis huesos…

De quién embaucaste solo queda un cadáver,
De quién te amó…una sombra ausente,
el eco de lo más oscuro del verdugo del pasado.